Show social sharing options
Hide social sharing options

Historia de ESBE

2020-10-05

El industrial sueco Johan August Skogsfors fundó ESBE en 1906, pero hizo mucho más que esto. Por ejemplo, se aseguró de que los habitantes de la pequeña aldea de Reftele, donde todavía se encuentra la oficina central, recibieran electricidad.

La empresa ESBE se encuentra en la ciudad de Reftele, en Småland. La compañía lleva allí más de 110 años y está dirigida por la cuarta generación de Skogsfors. El hecho de que en ESBE nunca hayamos salido de nuestro lugar de origen en el centro de la provincia de Småland explica nuestra dedicación a la producción sueca en general y a nuestra región en particular. 

It all started with agricultural tools.jpg

 

Todo empezó con herramientas agrícolas 

La historia de ESBE comienza en 1906. Ese año Johan August fundó Skogsfors Bruk junto a la estación de tren de Reftele. A poca distancia de allí, construyó una planta generadora de electricidad, y el 19 de noviembre de 1906, la luz eléctrica encendió la fábrica: ¡la primera en un edificio del pueblo! Después de esto, todo se construyó a un ritmo más rápido: el aserradero, la fundición, el taller de forja, el montaje mecánico, el taller de pintura y, a un lado, una pequeña granja para poder probar los productos en el suelo de la fábrica. O como dijo el mismo Johan August: "No se debe comercializar ninguna idea nueva sin probarla primero en su lugar de origen." Los productos que inicialmente se fabricaron en el taller fueron herramientas agrícolas; sin embargo, también se exportaron herraduras y estribos al Ejército Imperial Ruso, y en una fábrica especial, se produjeron rodamientos de bolas.

La calefacción central se convirtió en un factor de éxito 

Johan August viajó por todo el mundo para obtener inspiración, y su interés fue más allá de las herramientas agrícolas. El paso crucial en la historia de ESBE fue el diseño y la construcción de un pequeño sistema de calefacción central con radiadores conectados que Johan August instaló en su propia casa. El invento permitió que el calor se extendiera por toda la casa sin tener que mantener un fuego encendido en todas las estufas de azulejos. En 1935 se comercializó la primera válvula mezcladora, y "Skogsfors Bruk" pasó a llamarse ESBE (por S y B). Esta primera válvula de derivación fue muy duradera y no se retiró hasta 1995, ¡después de sesenta años de uso! Al final de la Segunda Guerra Mundial, había una gran necesidad de nuevas y mejores viviendas en toda Europa y la demanda de la válvula mezcladora de ESBE aumentó enormemente. Entre 1939 y 1949, se fabricaron unas 40.000 válvulas en la planta de Reftele.

 

New products gave a leading position in the market.jpg

Nuevos productos consiguieron una posición de liderazgo en el mercado 

Gracias a lucrativas colaboraciones y a nuestro propio desarrollo de productos, la derivación ESBE pronto se instaló de serie en muchas calderas de petróleo de toda Europa. Tantas que con el tiempo la sujeción de la válvula se convirtió en el estándar de la industria. La válvula de derivación fue finalmente automatizada utilizando un motor que se conectaba a un termostato para habitaciones que regulaba la temperatura. Mediante una nueva norma de construcción sueca, la limitación de la temperatura del agua potable reduciría el riesgo de quemaduras en los hogares. Así nacieron las válvulas mezcladoras termostáticas, lo que representó el inicio de una nueva gama de productos para ESBE. Siguieron otros nuevos productos y, en 1992, ESBE presentó un actuador llamado M60. El actuador fue todo un éxito al montarse en una serie de válvulas de derivación MG de bajo consumo. Ahora había en el mercado una válvula mezcladora motorizada compacta, que era adecuada para casi todos los sistemas de calefacción pequeños. Con el lanzamiento de este producto, ESBE se convirtió en un fabricante líder en el mercado de dispositivos de control de actuadores. De esta manera creció ESBE. El concepto comercial de ESBE consiste en ayudar a sus clientes a proporcionar a los propietarios de Europa los productos y soluciones de mayor ahorro de recursos del mercado para la regulación de la calefacción y la refrigeración en los sistemas hidrónicos.

Los empleados son una parte muy importante del éxito 

Cuando una empresa con la historia de ESBE permanece en la región, se forman lazos personales. Muchos de los empleados de ESBE, como los propietarios, han trabajado en la empresa durante mucho tiempo. Como parte de la garantía de que la propiedad permanecería tanto en la empresa como en la región, se ofreció a los empleados la oportunidad de comprar acciones de la empresa. Como consecuencia, el 20% de la empresa es propiedad de los empleados. Un esfuerzo de equipo que da frutos y establece una maravillosa comunidad muy unida. En la actualidad, la ESBE cuenta con unos 200 empleados dedicados a tiempo completo en toda Europa y la facturación del Grupo ronda los 45 millones de euros. Los productos de la empresa están a la venta en más de 50 países. Hemos resumido todo esto en nuestro eslogan: Soluciones hidrónicas suecas desde 1906.

Employees are a very important part of the success.jpg

 

Cuadro de información sobre Johan August Skogsfors 

Johan August Skogsfors.jpg

 

De 1880 a 1944 (a los 64 años).
Nació del hijo de un granjero de apellido Pettersson, pero sus grandes ambiciones y sus claras ideas lo alejaron de la granja.
Familia: Esposa Julia y once hijos juntos
Fundó Skogsfors Bruk (ESBE) en 1906

 

Intereses:

Viajar, coches, idiomas, jardinería, familia, humanismo, religión, tecnología y resolución de problemas
Curiosidades: 
Aprendió a tocar el órgano de la iglesia estudiando el trabajo del cantor durante los servicios.
Se volvió tan competente que a menudo tocaba el órgano en la iglesia si el cantor tenía otras obligaciones. También tenía un órgano instalado en la oficina de su casa y le gustaba tocarlo allí como forma de meditación.

Para poder ocuparse de los contactos de exportación, Johan August aprendió inglés y alemán por su cuenta.

No había electricidad disponible en Reftele cuando Johan August fundó Skogsfors Bruk, así que tomó cartas en el asunto y compró un molino, un aserradero y una cascada. Construyó una central eléctrica que abasteció a la planta con electricidad. Unos años después, la central eléctrica suministró electricidad a Reftele.

Famoso dicho: "No se debe comercializar ninguna idea nueva sin probarla primero en su lugar de origen."